6 claves para el diseño de una nave almacén

Adaptar las instalaciones a los posibles cambios que puedan surgir en un futuro próximo

El sector logístico ha evolucionado mucho con el paso del tiempo y, sobre todo, gracias a las nuevas tecnologías que han cambiado los modelos establecidos para el almacenaje y distribución de las mercancías. Sin embargo, conviene destacar que este tipo de actividades supone un elemento estratégico que puede suponer la diferenciación de una determinada empresa sobre su competencia. La clave para entender dicha evolución es que estos espacios han dejado de ser zonas de almacenaje para convertirse en centros de soporte, mejorando los servicios de la compañía y la experiencia del usuario. Las naves prefabricadas son una solución muy adecuada para el almacenamiento de mercancías, pero el diseño de una nave logística debe recoger muchos aspectos básicos que permita a las instalaciones adaptarse a los posibles cambios que puedan surgir en un futuro próximo.

Desde Tekton te presentamos algunas de las cuestiones que deben tenerse en cuenta a la hora de acometer una obra para construir una nave industrial para uso logístico.

¿Qué tipo de mercancía vamos a almacenar?

Aunque pueda parecer una cuestión sin importancia, conocer el tipo de mercancías que se van a depositar en estos espacios será fundamental para atinar con el diseño. Sólo con esta información, podremos saber la unidad de carga que será necesaria para mover la mercancía y cuáles serán sus dimensiones y pesos mínimos y máximos. También es posible que sean necesarias unas condiciones de refrigeración específicas para mantener las temperaturas de la nave estables y conservar la mercancía en buen estado.

¿Qué cantidad de espacio será necesario?

Estos datos deberán ser muy precisos, ya que resultan esenciales para diseñar el espacio con el objetivo de optimizar la distribución de las mercancías. En este punto se incluirán la posición de las ventanas, los suelos, pilares, etc.

¿Cómo serán los flujos de mercancía?

La mercancía almacenada deberá ser recepcionada, preparada y enviada. Además, también habrá que calcular el grado de renovación de las mercancías. Optimizar estos procesos es esencial para reducir los costes para la empresa y mejorar el margen de ganancia.

¿Cómo se organizará el espacio?

Este factor resulta elemental para favorecer la gestión adecuada del almacén, mejorando el servicio y el grado de satisfacción de los clientes. En definitiva, conocer el funcionamiento de la actividad logística nos permitirá mejorar el grado de efectividad de las instalaciones.

Publicado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *