Historia de las estructuras metálicas

  1. construcción de naves industriales

Las estructuras metálicas suponen un recurso de gran interés en la construcción de naves industriales, ya que sus ventajas son múltiples. Permiten agilizar los plazos de la obra y minimizar los costes de la misma, teniendo en cuenta aspectos como la mano de obra o los costes de los materiales, etc. Además, las estructuras metálicas son muy adecuadas para este tipo de construcción al presentar una gran resistencia, que posibilita la creación de soluciones de gran envergadura.

El uso de materiales metálicos en la construcción no es nuevo, de hecho, se han encontrado restos de templos en la Antigua Grecia que utilizaron en su construcción vigas de hierro forjado. Durante la Edad Media también se emplearon elementos de hierro en las naves laterales de las catedrales. Sin embargo, la utilización del hierro como elemento estructural no comienza a emplearse hasta el Siglo XVIII. Concretamente, en 1706 se fabrican unas columnas de fundición de hierro para la construcción de la Cámara de los Comunes en Inglaterra.

En cualquier caso el auge del hierro como elemento estructural tiene lugar en el Siglo XIX, originando el nacimiento de una nueva arquitectura. Este material se convierte en el protagonista indiscutible de un tipo determinado de construcciones como consecuencia de la Revolución Industrial. En esta época surgen diversos factores que posibilitan la irrupción de este material en la construcción de naves industriales, como el auge de la producción estandarizada de piezas o la aparición del perfil de doble T en 1836.

Desde Tekton queremos destacar la creación de tres obras de referencia fruto de esta revolución:

  • Calerie des Machine (Galería de las Máquinas): Presentada en la Exposición de Paris de 1889 por el arquitecto que lo creó, Charles Louis Ferdinand Duter, esta obra pone de manifiesto las ventajas de las estructuras metálicas para la construcción. Al tratarse de un elemento ligero y resistente, que además permite mayor transparencia y conseguir mejores condiciones de iluminación.
  • La Torre Eiffel: El conocido monumento parisino es una de las mayores obras ejecutadas con hierro, esta creación supone una evolución de la arquitectura poco antes de comenzar el Siglo XX.
  • El Palacio de Cristal: Construido en 1851 por Joseph Paxton en Londres, con motivo de la Exposición Universal. Se trata de la primera construcción que resuelve mediante procesos de prefabricación el armado y desarmado estructural.
Publicado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *