La chapa precalada en naves Tekton

  1. LA CHAPA PRELACADA EN NAVES TEKTON

Como especialistas en construcción de naves industriales, en Tekton sabemos que la exigencia a la hora de seleccionar y tratar los materiales es clave para proporcionar a nuestros clientes los mejores resultados.

Los cerramientos constituyen sin duda la parte más sensible y delicada en la construcción de naves prefabricadas, haciéndose imprescindible cuidar todos los detalles que aseguren un aislamiento térmico y acústico perfecto. En Tekton planteamos diferentes posibilidades, empleando siempre los más avanzados medios técnicos y usando un característico sistema de uniones, lo que hace que nuestras estructuras sean más fiables y tengan una vida útil más duradera y de mayor calidad.

Para la formación de las cubiertas y las paredes laterales de nuestras naves, en Tekton empleamos distintos materiales, como el panel sándwich o la chapa galvanizada, que es el material más común en cierres metálicos y resiste perfectamente unas condiciones atmosféricas estándar. Sin embargo, en esta ocasión queremos resaltar una opción que eleva aún más la calidad de las bobinas galvanizadas, la chapa prelacada.

Esta chapa tiene unas propiedades especiales de resistencia a la corrosión gracias al largo y cuidado proceso de prelacado, que asegura adhesión, uniformidad de espesor y flexibilidad de la pintura. La estanqueidad es fundamental a la hora de abordar la construcción de un edificio industrial, haciéndose necesario aislar el espacio de trabajo del exterior, protegiéndolo de los agentes atmosféricos y proporcionando a los trabajadores un entorno laboral idóneo.

Pero, ¿en qué consiste el proceso de prelacado, y por qué asegura unos niveles superiores de calidad? Veámoslo de forma resumida:

  • Inicialmente, la chapa es lavada a presión con un detergente alcalino para eliminar aceites y residuos, y tras el aclarado, se le aplica una capa de bonderita, que está basada en la nanocerámica y es una alternativa exenta de fosfato y metales pesados.
  • A continuación, la chapa se introduce en una solución de ácido crómico que no deja vestigio de restos químicos, y tras un nuevo lavado, se le aplica una capa de pintura por su cara exterior, procediendo después al secado en horno.
  • -Por último, tras una capa de acabado de 25 micras en el exterior y 5 micras en el interior de la chapa, y un secado final, habremos convertido las bobinas originales de chapa galvanizada en bobinas de chapa prelacada por ambas caras. Unas bobinas que posteriormente se perfilarán y cortarán para dar forma a los paneles que se emplearán en los cerramientos.

Contacte con Tekton y trasládenos su proyecto de nave industrial, o solicítenos un presupuesto sin compromiso. Para nosotros, cada caso es único. Más de 20 años de experiencia en el sector nos avalan como especialistas en construcción de estructuras y edificios industriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *