Oficinas en naves industriales

  1. proyecto de nave industrial

El diseño y la optimización de espacios para oficinas son aspectos que han variado mucho en los últimos años como consecuencia de la adaptación de los espacios de trabajo a los avances tecnológicos que hemos ido presenciando. La evolución de estas tecnologías ha irrumpido en nuestras vidas, del mismo modo que ha modificado nuestra rutina laboral diaria en la oficina. Los principales cambios en estos espacios de trabajo se centran en el diseño, en la distribución, en el mobiliario y, por qué no decirlo, también en la ubicación de las oficinas. Aunque no es lo habitual, la localización de numerosas empresas en los polígonos industriales ha producido que algunas de estas entidades necesiten contar con un espacio de oficinas en su nave industrial. Es necesario tener en cuenta esta posibilidad antes de diseñar un proyecto de nave industrial.

En nuestro país, como en otros muchos en Europa, se está favoreciendo la proliferación de polígonos industriales para la localización del tejido empresarial. Numerosas empresas desarrollan sus proyectos en una nave industrial, de hecho, la tendencia en cuanto a la construcción de naves industriales va en la línea de configurar nuevas promociones situadas en polígonos, que cuentan con todos los servicios necesarios para el correcto desarrollo de la actividad industrial. En cuanto a los diseños para las naves industriales contemporáneas, desde Tekton queremos destacar que suelen ser de una única planta regular, generalmente, con forma rectangular. La misma puede contar con un altillo en la parte superior, creado con la instalación de un forjado, que constituye un espacio adecuado para la localización de las oficinas.

A la hora de elaborar un proyecto de nave industrial, en el que sea necesario un espacio para oficinas, se deberán tener en cuenta algunos recursos constructivos para la ubicación de espacios de trabajo óptimos para el desarrollo de la actividad típica que se da en una oficina. Un elemento habitual para la creación de paredes, que dividan los diferentes espacios, son las mamparas. Con este recurso se divide el espacio dando lugar a diferentes ambientes, por ejemplo, la creación de una sala de reuniones y diversas oficinas, un espacio destinado a la formación, etc. La distribución de estos espacios se adecuará a las necesidades de cada empresa. Otra opción altamente recomendable es la utilización de falsos suelos, resulta un recurso muy adecuado para recoger y ocultar a la vista el cableado o algún tipo de instalación necesaria.

En definitiva, es habitual que una empresa que desarrolla su actividad en una nave industrial pueda necesitar un espacio de oficinas o salas polivalentes. En estos casos será necesario tenerlo en cuenta antes de iniciar el diseño de estas construcciones para conseguir las soluciones más adecuadas a las necesidades específicas de cada proyecto.

Publicado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.